Tot ziens Den Haag!

Lo siguiente lo escribí ayer, en el avión:

Bueno, pues ya toca despedirse de Holanda. En estos momentos vuelo de regreso a España, a Madrid, a casa. Estoy muy contento y ansioso por llegar, pero no puedo evitar sentirme un tanto triste. Porque estos tres meses y medio he tenido otra “casa”, otro “hogar” y, después de este tiempo puedo decir que ha sido una experiencia excelente. A pesar de que lo he pasado algo mal, sobre todo al principio, e incluso en el trabajo, donde no estaba obteniendo los resultados esperados. Sin embargo, al final, como si de una película se tratara, todo ha confluído hacia un final feliz.

Niebla en Van Egmondstraat

Niebla en Van Egmondstraat (mi calle)

Por una parte porque, como ya os venia contando, la vida en La Haya es muy cómoda y me empezaba a gustar mucho. Ya conocía los sitios comunes, podía salir a tomar algo, en fin, digamos que había llegado a una rutina que me gustaba. Además de esto, estas últimas semanas han sido las mejores; no solo por las visitas que he tenido, sino también porque había empezado a lograr el objetivo que me había marcado antes de venir, en el trabajo las cosas por fin funcionaban (aunque ha costado lo suyo). Y gracias a eso creo que me he dado cuenta que me gustaría continuar con mi carrera científica incluso cuando acabe la tesis. Aunque también he de reconocer que, desafortunadamente el campo de la investigación en Holanda no tiene nada que ver con el de España. No es momento de explicar ahora las diferencias, lo dejo para otro momento.

Den Haag

Den Haag

 

Pero además de todo esto, al final me quedo con el trato que he recibido aquí. También creo que he tenido suerte, pero de manera global raramente me he encontrado con gente desagradable en mi estancia aquí. Y no solo eso, una amiga española me comentó al poco de venir que, aunque los holandeses parecen un poco ariscos en principio, cuando te los ganas son amigos sinceros. Y le doy toda la razón, con los que me he encontrado tienen un carácter que parece les imprime una coraza por fuera, pero, a la hora de la verdad, cuando necesitas algo de ellos, no te fallan. La gente que he conocido aquí son gente sincera, leal, abierta y muy franca. Te dejan las cosas claras y hablan a la cara, para lo bueno y lo malo, cosa que yo valoro muy positivamente en una persona.

Ha sido una experiencia enriquecedora, en lo profesional y en lo personal Creo que la mejor fórmula para aprender y crecer como persona pasa por dos cosas: leer y viajar. Y ambas son necesarias y complementarias. Y no me refiero a leer el horóscopo ni viajar para ver los monumentos de turno, creo que ya me entendéis.

Me despido de TNO, de Den Haag, de Holanda, pero dejo buena gente a la que extrañaré y que deseo encontrarme en el futuro. No quiero decir del todo “adiós” sino “hasta pronto”; por desgracia no se puede tener todo lo que se quiere en esta vida, pero quién sabe si algún día volveré de visita o quizás para una temporada…

Despedida de TNO

Despedida de TNO, con Auke

A cuidarse…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: