El poder de la música

Hay quien dice que “una imagen vale más que mil palabras”, yo, además, pienso que una canción vale más que mil imágenes.

Ya sabéis que una de mis grandes pasiones es la música, bueno, aunque a la mayoría de vosotros os parezca tan solo ruido molesto😛 Estos últimos días he estado pensando por qué me gusta tanto y creo que la razón es que la música, tal y como la entiendo yo, es puro sentimiento, en todos los sentidos: hay música que te hace llorar, te hace reír, te hace saltar, te alegra, te pone triste, te deprime, te ofrece nostalgia, ganas de vivir, ganas de pegar a alguien, de odiar… te hace sentir como ninguna otra cosa de este mundo, se introduce en tu interior para formar parte de ti, la sientes en cada poro de tu piel.

A cada persona le produce un efecto distinto, a mí me gusta la música que me trae recuerdos, buenos y malos: siempre que escucho “Sweet Child O’Mine” me acuerdo de la primera chica con la que salí, cuando oigo a Loquillo me acuerdo de las fiestas de mi pueblo, cuando escucho por casualidad alguna canción de Los Lunes o “La Senda del Tiempo” me acuerdo de Paquito y de las fiestas con mis amigos en el instituto, cuando oigo “Molinos de viento” me acuerdo de muchos ratos buenos en “La Compe”. Muchas de las letras de estas canciones son preciosas, pero no es la letra lo que me hace sentir así, es toda la música.

También me he estado preguntando por qué me gusta la música tan “rara” que escucho. Ya sabéis que me gusta sobre todo la música potente, bruta, con guitarras muy distorsionadas, el bajo pesado, la batería contundente y frenética y todo a gran velocidad y con cambios de ritmo. Supongo que en mi interior soy un tipo un poco violento o simplemente bruto, pero como normalmente no quiero descargar esa mala hostia con nadie, me gusta guardármela para mi música. Además me da energía y me alegra el día. Cuando estoy de capa caída me gusta la música mucho más agresiva (sí, yo creo que esa es la palabra) que me despierte, me haga cabrearme un poquito con el mundo. Me suelo poner a Slipknot, esos locos enmascarados que no saben más que aporrear sus instrumentos, pegar berridos (joder, pero qué bien que lo hacen) e insultar a todo lo establecido; también me gusta ponerme Metallica o Slayer, otros buenos “bestias”. Otras veces, cuando estoy más animado, me gusta escuchar otro tipo de canciones, mucho más tranquilitas y que me hacen aflorar otro tipo de sentimientos bien distintos como “Si amaneciera” de Saratoga, con la que, alguna vez he dejado resbalar alguna lágrima.

No sé, quizás me siento un poco nostálgico y por eso últimamente la música me afecta muchísimo más. Es algo especial🙂
A cuidarse…

5 comentarios to “El poder de la música”

  1. Como podrás imaginar me ha gustado mucho lo que has escrito, es cierto todo lo que dices, aunque se te ha olvidado la música clásica, jeje, la mayoría, aunque no tenga letra, es también bastante evocadora. Además de ser la madre de todas las músicas.

    Sigue así. Un beso.

  2. hombre, Juanito, decir que tú eres agresivo es como decir que Espinete tenía el pelo liso😛

    por lo demás estoy completamente de acuerdo con lo que dices en esta entrada. La música es capaz de transmitirnos sentimientos y estados de ánimo. De las canciones que mencionas sölo conozco ‘Sweet Child O’Mine’ y ‘Molinos de Viento’, y son muy buenas las dos.

    pd: ahora vas a poder desahogarte un poco más a gusto musicalmente hablando, no?

  3. Belén, gracias por el post🙂 No se me ha olvidado la música clásica, también la incluyo dentro aunque, lamentablemente, ya sabes que no suelo escuchar toda la que me gustaría. Como decía para nada creo que lo más importante sea la letra o que sea cantada o no y la música clásica también es puro sentimiento.

    Kykoche, tú siempre halagándome😀 Respecto al resto de canciones que no conoces, “La Senda del Tiempo” es una canción muy antigua de Celtas Cortos, y, si no conoces a Los Lunes, seguro que sí conoces la canción de “Dime que me quieres” o incluso “Una Canción de Despedida”. De Loquillo supongo que sí conoceras algo, no? Bueno, con lo de “desahogarme” no sé si llegaré a hacerlo, porque yo sí que “aporrearé” la guitarra, jeje.

  4. qué vergüenza! mira que no reconocer la canción de Celtas… si fue el primer concierto al que fui… hace 15 años en Las Ventas!!

    me estoy haciendo viejo!😛

  5. Qué vergüenza! No tienes perdón😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: