La ciudad del Porsche

Al final me he demorado en escribir sobre el viaje a Stuttgart. Hace ya una semana que volví de las tierras germanas y me traje muy buenos recuerdos de allí. El lunes 6 salimos Nuria y yo para allá, el motivo del viaje era una feria internacional de Visión Artificial, Vision 2006. Por cierto, que he colgado algunas fotos del viaje aquí, por si alguien quiere echarles un vistazo🙂
Llegamos al hotel que teníamos reservado hacia las 00:30h y, poco antes de encontrarlo nos encontramos con la primera sorpresa: resulta que el barrio del hotel, a pesar de ser bastante céntrico, tenía un par de calles llenas de puticlubs. Al principio no nos dimos cuenta hasta que nos cruzamos con una versión alemana de Julia Roberts al comienzo de Pretty Woman. Por suerte el ambiente no daba sensación de peligro (aunque al día siguiente vimos in situ una redada de drogas de la policía).

El martes fuimos directos al recinto ferial. No hablaré mucho de esta Feria, no estuvo mal aunque estaba muy enfocada a distribuidores y parecía todo muy igual. Aunque también aprendimos cosas. Solo voy a reseñar un par de cosillas: lo primero que hicimos el primer día fue buscar a Ainhoa, ya que su empresa tenía un stand y sabía que iba a estar allí. Por desgracia ella se volvía al día siguiente y estaba bastante liada como para hablar mucho con nosotros. Al final por la tarde por lo menos conseguimos echarnos una cañita con ella. Me encantó verla dado que no la veía desde agosto aunque no pudimos estar mucho tiempo juntos, otra vez será😉.

La otra cosa de la que quería hablar sobre la Feria es que, casi por casualidad, fuimos a una charla que daba el Profesor Bernd Jahne, que tiene varios libros bastante importantes de Tratamiento de Imágenes. Además resulta que la charla que dio era sobre un tema que estaba bastante relacionado con mi tesis, asi que blanco y en botella, en cuanto vino José Manuel, mi tutor, se lo comenté y el último día habló directamente con él. Resulta que además conocían a gente en común y se comentó una posible colaboración con nosotros además de una posible estancia😀 Pues eso, que, tampoco es que me quiera hacer ilusiones, pero tengo la oportunidad de irme unos mesecillos a Heidelberg, donde trabaja Jahne. De momento tengo que mandarle un correo hablándole sobre mi trabajo y luego tendremos que hacerle una visita y después ya se verá😀

El rato que no estuvimos en la feria estábamos por el centro de Stuttgart. La verdad es que es una ciudad no muy grande y la recorres muy pronto así que se puede decir que es bastante cómoda para visitar. Por desgracia nos dio la sensación de que durante la Segunda Guerra Mundial fue una ciudad bastante castigada por los bombardeos porque apenas quedan edificios antiguos, los encuentras bastante aislados rodeados de otros de no más de 60-70 años. Aun así creo que es una ciudad bonita.

Mercado navideño

La foto que podéis ver arriba es de un mercadillo navideño en Schossplatz, el puro centro de Stuttgart. Allí degustamos el Glüwein, un vino dulce caliente típico de la zona (que por cierto no nos gustó demasiado). Al final este mercadillo fue de lo más visitado, solo tenían comida y bebida. Acabamos yendo unas 4 ó 5 veces a comer salchichas, beber cerveza y probar una especie de puré de patatas frito muy güeno. También tenían una pista de patinaje sobre hielo que nos quedamos con ganas de probar.
Pues mayormente una de las cosas que más hicimos en Stuttgart fue comer y beber, jeje. Disfruté como un enano y me aficioné a la weissbier, “cerveza blanca” que aquí llamamos cerveza de trigo (como la Franciskaner y la Paulaner). Lo mejor fue probarla de barril, nada que ver con la de botella.

Otra de las cosillas que hicimos fue ir a unos baños termales. Ahí estábamos los tres, fue el jueves, al terminar la Feria y nos vino como mano de santo. Resulta que los baños de por allí son de los mejores de Europa así que teníamos que probarlos y no nos arrepentimos. Principalmente tenían tres tipos de piscinas con agua a 34º, 30º y 20º y muy mineralizada (hasta el punto que no podías abrir los ojos dentro del agua del escozor que te entraba). La más normalita era la de 30º que estaba en el interior y en el exterior. Además tenía unos chorros de agua muy fuertes que te masajeaban y te dejaban como nuevo. Yo además me atreví con la de 20º que también estaba en el exterior, con el frío que hacía fui para allá y al entrar creí que me moría, madre de Dios! qué impresión! pero fue dar un par de brazadas y la sensación fue increíble, se lo recomiendo a todo el mundo, te quedas como nuevo. También probé la sauna (nunca había estado en ninguna), lo más curioso era que era mixta y que, además, tenías que estar en pelota picada. Pues nada, como quería ver qué tal era pues fuera vergüenzas y para dentro. Como no sudé como un pollo, jeje.

Ya el viernes se marchó José Manuel y Nuria y yo decidimos ir de excursión. Primero fuimos al museo Porsche. Ya nos sorprendimos cuando llegamos a la estación y vimos que el polígono entero era de Porsche, una pasada y coches nuevecitos por todos lados. El museo no era muy grande, pero aún así muy chulo. Para muestra un botón😉

Porsches y mas porsches

Museo Porsche

Lo bueno vino después. Nos habían hablado de una ciudad cerca de Stuttgart, Esslingen, así que nos marchamos para allá. La ciudad resultó ser una preciosidad (podéis ver una foto debajo) así que paseamos tranquilamente durante algunas horas.

Esslingen

Después buscamos un sitio para tomar algo: yo buscaba mi weissbier y Nuria quería un chocolate. La verdad es que fue difícil encontrar un sitio que tuviera las dos cosas así que solo encontramos un bar pequeñito donde tenían café. Finalmente, debido a un malentendido, Nuria empezó con las cervezas y comenzó la fiesta. Conocimos incluso a unos viejecillos muy simpáticos que solo hablaban alemán y chapurreaban algo de inglés. Nos invitaron a tomar unos chupitos de “ouzo” (no sé cómo se escribe) que no es más que anis, y nos hicimos bastante coleguillas (podéis ver algunas fotos aquí). Después nos marchamos algo contentillos para Stuttgart, cenamos y luego nos fuimos de fiesta. Incluso conocimos a unos españoles que también eran de teleko ya que la colonia de erasmus allí es muy amplia. Al final acabamos en un sitio llamado “Coyote Club” con unas tias bailando en la barra y otra en una jaula donde ya desmadramos un poquillo. La verdad es que me vino muy bien la fiesta, disfruté un huevo.

Por supuesto al día siguiente no madrugamos aunque salimos del hotel sobre las 11 dispuestos a buscar un sitio chulo donde pasar el día. Para ello fuímos a la oficina de turismo y después de hojear unos folletos decidimos ir a una ciudad cercana llamada Ludwigsburg. Antes de salir de la oficina había unos chicos vestidos de mosqueteros que sorteaban entradas para un musical de “Los tres mosqueteros“. A mí como nunca me toca nada probé suerte y resulta que me tocaron dos entradas. “Qué bien! Qué pasada!” podéis pensar pero la triste realidad es que las entradas (que valían 80 eurazos cada una) eran para el miércoles siguiente. “Jo, qué putada!” pensé entonces. Me jodió bastante porque el musical tenía una pinta cojonuda, además quién sabe cuándo iba a tener la oportunidad de ver un musical en alemán. Para una vez que me toca algo y no puedo disfrutarlo. En fin, que solo espero que monten esta obra en España algún día.

Como os he dicho fuimos a Ludwigsburg, una ciudad que no estuvo mal pero estaba lloviendo y estábamos algo cansados del día anterior con lo que dimos una vueltecilla, comimos en un asiático (que nos salío super-barato y muy güeno) y después tomamos un cafetillo tranquilamente. Luego volvimos a Stuttgart, buscamos algo tranquilo para cenar y nos volvimos pronto para el hotel, ya habíamos tenido bastante la noche anterior y había que reservar fuerzas para ver el museo de la Mercedes-Benz.

Eso fue lo único que hicimos al día siguiente. Estaba bastante más currado que el de Porsche, además de que las fábricas eran como tres veces mayores, una pasada, imaginaros 2 polígonos industriales cualesquiera de Madrid que pertenecen solo a una empresa, una pasada vamos. Además está al lado del campo de fútbol donde España jugó alguno de sus partidos del último y penoso mundial😦 Pues eso, que el museo era enorme (8 plantas) y tenía de todo tipo de coches de todas las épocas. Muy chulo, vamos, aunque lo vimos un poco rápido porque no queríamos tener problemas con el avión.

Museo Mercedes

Y ya está, ni que decir que la vuelta fue realmente dura. Nos lo habíamos pasado muy bien y por lo menos venía con las pilas bien cargadas. Al aterrizar en Madrid volvimos a pisar el mundo real.

11 comentarios to “La ciudad del Porsche”

  1. bueno, no se puede decir que lo pasarais mal en absoluto, no? Menuda envidia que me dais.

    de todas formas hay un par de cosas que tienes que aclararme:
    1.- lo que hay a la entrada del mercadillo de la Schossplatz no es muérdago, verdad?😛
    2.- sauna, hombres y mujeres, en pelota picada… coño! estabas solo o había alguien? había mujeres? Entonces normal que sudaras. Había hombres? Entonces normal que sudaras como un polo XDDD

  2. Me alegro que lo pasárais bien, pero madre miaaa!!! qué resumen más largo!!, me lo he tenido que tomar con calma, jeje, es broma.

    Después de leerlo menudas ganas tengo de tomarme una buena cerve bien fresquita.

    Un beso a todos.

  3. Kykoche, pues no tengo ni idea si era muérdago pero no vi a nadie besarse debajo😉 Respecto a lo de la sauna había mujeres y hombres incluso donde yo estaba había una pareja. Bueno, todo muy natural, jeje.

    Belén, aun me he dejado muchas cosillas por contar, pasaron muchas cosas en una semana pero muchas gracias por tu paciencia leyéndolo, ya sé que te cuesta😛 (también es broma, jeje). Échate una cerve a mi salud y cuando brindes di: “Prost”

  4. Qué es “prost”?, me tomaré una cerve a tu salud pero seguro que no me está tan rica como a tí las que te has tomado en este viaje, qué envidia!!!!, (pero sana, eeeh?, jejeje). Un beso

  5. “Prost” es la palabra que utilizan los alemanes para brindar😉 Otro beso

  6. y yo que no me acordaba de la jaula…de pronto se me ha pasado todo el viaje por la mente (seguro que me dejo cosas…): “I’m on tonight”…100% ejem!…”mediterranean,ja ja, Greece”…existe la pepsi light en Stuttgart¿?…las weisbier de dos en dos…tropiezo…la concha…men only…el de la camisa blanca…el de la gaita…
    te dedico un 27 de los míos!! jejejej😉 Besotess

  7. Muy bueno, Nur, jeje! qué recuerdos!: las manchas de ketchup y las salchicas alemanas, las canciones típicas en el S-Bahn, el “Four Roses”, los acojonados niños de la “Enchilada”, la cerveza de la Ratzkeller,…

  8. y ahora que ya sabes las palabras más importantes para desenvolverte en alemán (Prost, Bier, danke, subanempujenestrujenbajen, etc.), cuándo te vas a Heidelberg? eh? Es que hay que organizar con tiempo la excursión para verte😛

    un beso para todos! (y a Belén dos que es la única que me ha enviado unos antes😛 )

  9. Jaja, ahora mismo estoy preparando un documentillo para enviárselo al señor Jahsen y empezar a hablar.

    También sé decir “bite” y “Ich liebe dich”

  10. mmmmm, el ‘bite’ ese me suena a argentino, en alemán se escribe ‘bitte’ :p

    pero, tranquilo, con el ‘ich liebe dich’ me has demostrado que el alemán para ti no tiene secretos. Y eso unido a esa gracia manchega innata que tú tienes, seguro que vas a volver locas a las teutonas (he dicho teutonas, no tetonas, que también)

  11. Bueno, no sabía cómo se escribía, pero lo pronuncio de puta madre😉 Respecto al romanticismo alemán, cuando aprenda a pronunciarlo bien ya te contaré. Y gracias por el piropo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: